Argentina dorada

0 221

El equipo de Sergio Hernández superó con autoridad a Puerto Rico por 84 a 66 y se subió a lo más alto del podio de los Juegos Panamericanos por primera vez desde 1995.

Scola, goleador con 28 puntos. Campazzo, dueño absoluto del partido. Redivo no ingresó.

Se trata del primer título para Oveja, que completó 102 partidos (75-27) como entrenador del seleccionado.

Se viene China…

Con un enfoque y energía semejante al del juego con Estados Unidos, la Selección tomó rápidas ventajas aprovechando distracciones ajenas y virtudes propias. Se puso 12 a 0 en apenas tres minutos marcando la cancha (Scola líder con nueve). La diferencia permitió bajar la ansiedad, mover bien el balón y tomar tiros cómodos. No obstante, Puerto Rico no se desenfocó. Y con un Santiago inspirado (diez puntos) entró en partido (24-19). Pero fue sólo un ratito. Porque el elenco nacional, con rotación extendida, no bajó el ritmo y cerró el parcial con distancia de nueve (27-18).

El segundo cuarto fue bastante parecido al primero. Con Argentina intentando escaparse y los boricuas arrimando con más esfuerzo que buen juego, sin terminar de perder nunca el eje. Hubo máxima de 13, que terminó siendo de diez sólo por falta de efectividad y arrestos del rival, que tuvo como argumento positivo no entrar nunca en estado de locura, aún sin lograr adueñarse del ritmo en ningún tramo.

Ya en el complemento, la Selección volvió con semblante renovado y, de la mano de un Campazzo brutal, se escapó por 16 (52-36 a falta de 5’43’’). En ese tramo, se lució Deck, Garino confirmó que es el mejor defensor del equipo y Scola que es una máquina de anotar. Pero Puerto Rico jamás bajó los brazos. Como un boxeador corajudo, se bancó los golpes manteniéndose siempre de pie. Así fue como logró irse apenas diez abajo al cuarto final (50-60), cuando la diferencia psicológica del juego parecía más amplia.

El último parcial fue todo de Campazzo, que repartió juego y alimentó a Scola para su máxima del torneo (28 con 11/22 de cancha). Ahí finalmente el conjunto boricua bajó la guardia. Un poco por frustración y otro poco por el desgaste físico de enfrentar a un rival con tantas variantes. Argentina comenzó a cerrar el juego y a adueñarse de la medalla de oro, administrando los tiempos y planchando el partido para evitar cualquier sobresalto. Fue victoria por 84 a 66 para el equipo de Sergio Hernández, segundo título panamericano en la historia y primero desde 1995.

Enorme mérito para el Seleccionado Nacional, que llegó al torneo como máximo favorito al oro y con una gran expectativa en cada presentación. Argentina creció en el torneo y encontró su mejor versión en la fase eliminatoria.

Luego de un merecido descanso, el equipo continuará con su preparación de cara al Mundial de China.

FIXTURE

Fecha 1 – Miércoles
Estados Unidos 119-84 Islas Vírgenes (grupo A)
Puerto Rico 73-64 Venezuela (A)
Argentina 102-65 Uruguay (B)
México 61-65 Dominicana (B)

Fecha 2 – Jueves
Puerto Rico 101-89 Islas Vírgenes (A)
Argentina 102-97 Dominicana (B)
México 61-72 Uruguay (B)
Venezuela 53-70 Estados Unidos (A)

Fecha 3 – Viernes
Uruguay 57-83 Dominicana (B)
México 72-64 Argentina (B)
Islas Vírgenes 84-87 Venezuela (A)
Puerto Rico 87-84 Estados Unidos (A)

Fecha 4 – Sábado
Islas Vírgenes 81-92 México (por el 7º puesto)
Venezuela 78-68 Uruguay (por el 5º puesto)
Puerto Rico 65-63 Dominicana (semifinal)
Argentina 114-75 Estados Unidos (semifinal)

Fecha 5 – Domingo
Dominicana 83-92 Estados Unidos (por el 3º puesto).
Argentina 84-66 Puerto Rico (final)

Fuente: Lima 2019 y Raúl Ruscitti (prensa CABB).

Fotos: Lucas Currá y CABB.

Mauro Gustavo Giovannini

Nació en Bahía Blanca, el 11 de febrero de 1986. Técnico Superior en Periodismo Deportivo. En Gente de Básquet desde 2011. En Deportes del diario La Nueva. desde 2013. Voluntario en el Mundial Juvenil de Vóley 2011, en el Rally Dakar 2012, en los Juegos Olímpicos de Río 2016 y en los Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018.

View all contributions by Mauro Gustavo Giovannini

Similar articles