Bahía salió a flote en el Puerto

0 193

Con autoridad, sin sobresaltos, Bahía Basket derrotó, en Ingeniero White, a Puerto Comercial, por 92 a 61.

De esta manera, el elenco de Martín Luis consiguió su decimotercera victoria en igual cantidad de presentaciones y es, ahora, el único líder en el basquetbol de Segunda. El partido fue válido por decimoquinta jornada del básquet de Ascenso.

Previo al cotejo hubo un merecido reconocimiento a un hijo pródigo de Puerto Comercial: Amílcar Andreanelli, por sus 500 partidos con la camiseta verdiamarilla.

En primer lugar, fue momento de las emociones. Las lágrimas en el rostro del homenajeado, Amílcar Andreanelli y las manos rojas de tanto aplaudir a quien cumplió 500 partidos con la casaca verdiamarilla que lo vio nacer basquetbolísticamente hablando, hicieron que el frío no sea el protagonista de la noche. Amílcar recibió una enorme cantidad de reconocimientos, por parte de la Sub Comisión de Básquet, por la Comisión Directiva, del rival de esta noche, Bahía Basket, del Club Estrella (uno de los dos clubes donde jugó, junto con Estudiantes, además del portuario) y de la Asociación Bahiense de Basquetbol, entre otros.

Pero la fiesta no fue completa para el portuario, porque desde el minuto inicial, Bahía Basket marcó claras diferencias en cuanto al juego y en el marcador. Prácticamente no hubo equivalencias en Ingeniero White. Ese primer parcial de 12 a 5 en poco menos de 3 minutos de juego, con cuatro triples en forma consecutiva, fue sólo el comienzo de algo mucho mayor que vendría después en favor del conjunto visitante.

Bahía Basket encontró vías de gol externa a través de Caio de Souza y dominó ambos tableros con la presencia intimidante de los brasileños Ianguas y Paulichi, debajo de los cestos. Sobre el final del primer cuarto y comienzo del segundo, volvió a meter un parcial, en esta oportunidad, de 10 a 0 y sacó claras diferencias que, más allá del empuje y el corazón del local, terminaron siendo irremontables para el dueño de casa.

Ni las tres bombas seguidas de Bicondoa, ni el sacrificio de Babino, pudieron con un equipo visitante, mucho más aplomado en la faz defensiva y con variantes en ataque. La diferencia de centímetros y calidad debajo de los aros, fue otra de las cuestiones determinantes, por las cuales Bahía Basket llegó a sacar 29 puntos de luz, que se acortó a 22 sobre el cierre de la primera parte.

En el tercer cuarto, nuevamente el visitante fue una daga para la debilitada defensa verdiamarilla. Novares entró con aciertos desde el banco y nuevamente Ianguas estuvo indetenible en la zona pintada. La segura conducción de Alonso, sumado a la enorme cantidad de segundas oportunidades (16 rebotes en ataque en total), más la rotación de jugadores disimulando el corto plantel que presentó el visitante (tan sólo 7 jugadores firmaron planilla) fueron demasiado para un sacrificado, pero limitado elenco whitense. En ese parcial logró sacar la máxima diferencia que hubo en el partido, de 35 unidades (70 a 35, casi sobre el cierre de ese tercer cuarto).

El último cuarto estuvo prácticamente de más. Se jugó sólo para cumplir y para que el gran homenajeado de la noche se de el gran gusto de jugar, los últimos instantes, junto con Fausto, su pequeño hijo de 4 años de edad. De hecho, el visitante levantó la pierna del acelerador y le permitió al local, al menos, ganar el último cuarto (23 a 22).

Bahía Basket continúa a paso firme su marcha victoriosa en su debut en el basquetbol local. La diferencia, no sólo de nivel basquetbolístico, sino también física y profesional, ha sido notoria hasta aquí para el equipo de Martín Luis que, aprovechando la derrota de El Nacional, se quedó, ahora, solitariamente, con la punta del torneo, con 13 jugados y 13 ganados.

 

ANÁLISIS
La diferencia abrumadora, en cuanto a la talla física y en cuanto al nivel en general, hicieron que casi no haya equivalencias entre uno y otro equipo. Bahía Basket desde el minuto inicial se encargó de marcar claras diferencias en el juego y trasladarlas al marcador.
expuesta en el marcador.
El último cuarto estuvo de más. Sólo sirvió para darle minutos a los más jóvenes en el portuario y principalmente para que, el dueño de la noche de todos los aplausos, siga viviendo su noche mágica. Su hijo Fausto, de apenas 4 años de edad, ingresó al rectángulo de juego y hasta anotó un doble, claro, con algo de ayuda.
Fausto Andreanelli no quiso perderse la fiesta de su padre y, con la ayuda de Paulichi, que lo levantó hasta cerca del cesto, anotó el último doble del partido. En cuanto a lo estadístico, el 61% en dobles, contra apenas el 39% del local, más la amplia superioridad en la lucha área (48 contra 29 rebotes).
************ ********************************************************

Síntesis | Segunda División – Fecha #15

Puerto Comercial 61: Amílcar Andreanelli 10, Martín Godoy 6, Ignacio Ércoli 5, Bruno Aceituno 4, Julio Giménez 2 (FI); Juan Pablo Babino 9, Juan Manuel Bicondoa 15, Ignacio Luppino 3, Germán Iturriaga 2, Nicolás Reviere 0, Agustín Almirón 5. DT: Ramiro Riviere.

Bahía Basket 92: Caio de Souza 20, Ezequiel Paz 7, Federico Elías 10, Rafael Paulichi 15, Pedro Ianguas 15 (FI); Gonzalo Alonso 11, Gabriel Novares 14. DT: Martín Luis.

Parciales: 12-32, 26-48 (14-16), 38-70 (12-22) y 61-92 (23-22).

Árbitros: Alejandro Ramallo – Marjorie Stuardo – Camila Robles.

Estadio: Osvaldo Giorgetti (Club Puerto Comercial).

LOS + Y LOS –
Caio DE SOUZA El cerebro pensante de Bahía Basket. Conducción, liderazgo, seguridad. Jugó e hizo jugar. Anotó con el tiro externo y rompimientos. Fue el goleador del partido con 20 unidades.
Rafael PAULICHI Otro que aportó anotaciones importantes debajo del tablero y se hizo fuerte con los rebotes. Pero además se anotó con un par de lanzamientos exteriores que dieron cuenta de su polifuncionalidad en la faz ofensiva. Fue el máximo rebotero con 13 en total.
Reconocimiento a AMILCAR Antes del partido el conductor de Comercial fue el centro de atracción, al ser reconocido por haber llegado a los 500 partidos jugados con la camiseta de Comercial. Hubo mucha emoción en el propio jugador y hasta en varios de los chiquilines de las formativas del verdiamarillo, que formaron parte de la fiesta. Bien por la dirigencia y Sub Comisión de Basquet del portuario.
*** ******************** ***************************************
Bruno ACEITUNO Tuvo una fea y repudiable actitud para con el interno de Bahía Basket, Pedro Ianguas, al salivarlo en el rostro, en pleno partido. Se equivocó.
Pedro IANGUAS Si bien, el jugador de Comercial no estuvo bien en lo que hizo, el interno de Bahía Basket, reaccionó de muy mala manera, recriminándole exageradamente a Ramallo, por esa acción, que el árbitro no observó. Luego pretendía invitar a pelear al jugador portuario. Tranquilidad muchachos. Es sólo un juego.
*** ******************** ************************************

Mariano Ferracuti

View all contributions by Mariano Ferracuti

Similar articles