¡Bronce y clasificación!

0 172

En un partido cargado de emociones, la Selección femenina U16 doblegó en suplementario a Colombia por 59-52, y se subió al podio del Premundial por segunda vez en su historia. El equipo conducido por la bahiense Laura Cors ya había logrado el pasaje al Mundial U17 del próximo año, al derrotar a Rep. Dominicana (77-72) y Venezuela (71-42) en la fase de grupos (cayó con Canadá 71-65). La semi la perdió con Estados Unidos (98-42), a la postre el campeón: venció a las canadienses 91-46 en la gran final jugada en el CeNARD.

De movida Argentina tomó el control de partido. Siendo firme en defensa, no le entregó tiros cómodos al cuadro colombiano, de modo tal que cuando pudo salir rápido lo hizo, y de allí los ocho puntos de ventaja con los cuales llegó al promedio (13-5).

Sofía Acevedo aprovechó las situaciones creadas, Lucía Operto pesó en la pintura, y bajo la conducción de Florencia Chagas, las nuestras continuaron alejándose, estableciendo un parcial de 7-1 en los siguientes cinco minutos, para cerrar ese periodo inicial 14 tantos arriba, 20-6.

Laura Cors Argentina

Y si bien la brecha no corrió peligro en ese segundo cuarto, el nivel de juego si vio una drástica caída. Mientras Colombia peleaba cada transición, buscando variantes que alimenten sus puntos fuertes en ofensiva; las criollas se enredaron más de la cuenta en el aro ajeno, y como consecuencia, las anotaciones se hicieron desear.

Se invirtieron los roles, y fueron nuestras chicas quienes anotaron solo cinco puntos en la primera parte, y un escaso simple en lo que restó. Para su fortuna, el rival no lo hizo mejor: 5 y 2; para un chato 6-7 en contra que las mandó al descanso largo 13 unidades arriba, 26-13.

Pese a lo que los entrenadores hablaron en zona de vestuarios, el trámite no mutó. Ni el adversario consiguió ser punzante en ataque; ni tampoco en el otro canasto la celeste y blanca conjugó situaciones de juego en conjunto que le permitieran llegar con comodidad a la anotación.

En ese limbo de 15 puntos navegó un partido que no mostró intensiones de resolverse de manera temprana, y en donde el hecho de estar al acecho, mantuvo una pequeña luz de esperanza en la escuadra cafetera.

Con el correr de los minutos la presión en la salida por parte de Colombia comenzó a dar sus frutos, complicando aún más las ofensivas nacionales. Del otro lado, la paciencia fue su aliada, y con posesiones largas, y una efectividad que poco a poco se asomó, las visitantes redujeron la distancia a siete (34-27), con 1:40 por delante.

El cierre fue de lo más atractivo. Mientras las nuestras eran mandadas a la línea, las rivales rotaban la bola y encontraban los triples que tanto le fueron esquivos (cerró el primer tiempo con 1/14). De igual forma, y para tomar un poco de aire, un triple de Rocío Bereilh sobre la chicharra dejó distancia de ocho, 38-30, con 10 minutos por delante.

Ese epílogo tuvo tendencias marcadas. Florencia Chagas fue agrandando su figura con el correr de los minutos, no solo distribuyendo, sino también anotando. Colombia no claudicó, redobló la apuesta defensiva pese a comenzar a sufrir la salida de jugadoras por infracciones, y no escatimó tiempo para ejecutar.

Los nervios comenzaron a aparecer, y un par de pérdidas nacionales tuvieron como respuestas aciertos del otro lado, que volvieron a equiparar las acciones y redujeron la diferencia a sólo cinco, 49-44, con 1:37 por jugarse.

Apoderadas por el miedo a perder el juego, nuestras chicas se nublaron, extraviaron totalmente la brújula de ataque, y para empeorar las cosas, la colombiana Orozco conectó su segundo triple de forma consecutiva, para dejar el marcador 49-47, y obligar a Laura Cors a solicitar tiempo muerto con un minuto por delante.

La reposición trajo una buena ofensiva, pero la misma no llegó a anotación, y del otro lado Cortes convirtió un gancho que equiparó el juego en 49 con 11 segundos. Argentina repuso de fondo, y ante una defensa pegajosa Chagas perdió el balón, dejándole la bandeja del triunfo a Díaz… la cual no pudo concretar por una tapa de Rocío Bereilh.

Con solo un segundo para jugar, Colombia no logró anotar, y por ende, el torneo vivió su primer suplementario.

Un libre de Victoria Gauna adelantó a las nuestras en el primer minuto del tiempo extra. El rival buscó seguir de racha con sus lanzamientos de media y larga distancia, cosa que no resultó; y debió esforzarse para defender a una Chagas que cada vez empujaba más con el balón.

Desde la línea Argentina fue distanciándose poco a poco, hasta sacar seis (55-49), con 1:30 para que todo acabe, y llevando al entrenador colombiano a solicitar un tiempo muerto.

En esta ocasión no hubo remontada heroica para las colombianas, que terminando sucumbiendo ante una escuadra nacional que con mayor eficacia se llevó el partido por 59-52, para colgarse la medalla de bronce por segunda vez desde que se juega este Premundial.

Síntesis | FIBA Americas U16 Femenino – Partido por el 3º puesto

Argentina 59: Florencia Chagas 20, Sofía Acevedo 19, Candela Gentinetta 1, Victoria Gauna 4 y Lucía Operto 6 (Fi); Ariana Rugna 0, Rocío Cejas 0, Dalma Piri 0, Rocío Bereilh 6 y Brenda Fontana 3. DT: Laura Cors.

Colombia 52: Dayana Fuentes 0, María Díaz 3, Hamileth Ulloa 0, Esperanza Morales 3 y Daniela González 11 (Fi); Luis Torres 0, Laura Ayala 7, Naylee Cortés 9, María Escobar 0, Stephanny Orozco 15, Luisa Quesada 4 y Carolina Rojas 0. DT: Guillermo Moreno.

Parciales: 20-6, 26-13 (6-7), 38-30 (12-17) y 49-49 (11-19).

Suplementario: 59-52 (10-3).

Árbitros: Américo Rodríguez (VEN) – Gina Denise Cross (USA) – Natalia Cuello Cuello (DOM).

Estadio: Polideportivo León Najnudel (CeNARD, Capital Federal).

Fuente: Emanuel Niel (Prensa CABB).

Fotos: FIBA Americas.

Mauro Gustavo Giovannini

Nació en Bahía Blanca, el 11 de febrero de 1986. Técnico Superior en Periodismo Deportivo. En Gente de Básquet desde 2011. En Deportes del diario La Nueva. desde 2013. Voluntario en el Mundial Juvenil de Vóley 2011, en el Rally Dakar 2012, en los Juegos Olímpicos de Río 2016 y en los Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018.

View all contributions by Mauro Gustavo Giovannini

Similar articles