Con sufrimiento, dio un paso gigante

0 607

En lo que fue la noche donde se definía quién descendía a la segunda categoría, Estrella la vio negra durante gran parte.

Tuvo que remar de atrás en su partido ante San Lorenzo y para colmo, en la quinta El Nacional dominó a Alem e incluso jugó los últimos 4 minutos del encuentro con la victoria del celeste puesta.

Sin embargo, justo en ese momento, el Luis Álvarez era una fiesta, porque el local realizó un 4C demoledor (lo ganó 28-13), que sirvió para revertir la historia.

Terminó ganando por 75 a 61 a San Lorenzo, que no contó con González, Andrés y Silva. Santiago Quiroga, con 20 tantos (11 en el 4c), fue el goleador del local, que presentó un sprint final apabullante de Specogna (8 4c, totalizó 10 pts).

También, para destacar el trabajo de Camara (11 pts y 13 rebotes). En el naranja, no alcanzaron las 22 unidades de Mauro Blázquez. Este juego, marcó el retiro profesional de Luciano Fortelli.

Cargando el rebote ofensivo y provocando segundas oportunidades, se adelantó Estrella 4 a 0, en el amanecer del juego. Sin embargo, con el correr de los minutos, San Lorenzo reaccionó, se despertó de la siesta y equiparó el juego.

En el marco de un juego disputado y errático, el naranja se fue sintiendo más cómodo en la cancha. El local se apresuró en sus ataques (0/5 t3), no movió la bola con fluidez ante la zona del rival y por ende, su rival le sacó jugo a todo esto. Además, Fortelli manejó la batuta (5 pts) y Fraga luchó en la pintura: 10-13.

Los primeros 5 minutos del segundo cuarto fue una prolongación del anterior. Blázquez se despachó con dos bombas seguidas, que significó que San Lorenzo se adelante 15-24. En el local, todo era nerviosismo y era un simple espectador de como el rival administraba el trámite.

Aunque, en la otra mitad, se dio un cambio brusco. El visitante tuvo la obligación de mover el banco juvenil que tuvo a disposición y la diferencia se notó. Por eso, Estrella achicó la brecha, se colocó a tres puntos (21-24), gracias a las penetraciones de Diomedi (4). Una bomba del pibe González en el naranja no pudo frenar la embestida del local, porque Quiroga respondió de la misma manera y Larrandart tomó confianza (4): 26-28.

Es un desahogo increíble, teníamos muchos nervios. Me tocó meterla en el final, pero esto es todo de mis compañeros. Pudimos mover la bola en el final, cosa que no hicimos en el primer tiempo, y por suerte pudimos sacar un ventaja tranquilizadora de cara al cierre. Somos un grupo muy unido, hay mucha amistad, nos divertimos, nos juntamos a cenar. Eso fue importante para sacar esto adelante. La realidad fue totalmente diferente a principio de año, que nos encontró jugando las etapas decisivas del torneo provincial y ahora en diciembre,  jugando la promoción. Esto se dio porque el torneo de primera es muy parejo. Ahora que venga el que sea, vamos a seguir entrenando para terminar el año con una sonrisa (Matías Specogna).

Más allá de que Estrella empató el partido en 28 en el amanecer del tercer periodo, San Lorenzo salió con decisión y principalmente, contó con el encendido Fortelli, anotando de tres por duplicado, para alejarse 30-39, en cuatro minutos de juego. Mientras, en la quinta El Nacional ya iba ganando por 12 tantos de diferencia.

Suficiente para que Queti solicite minuto y reflexione. A la vuelta, su equipo mostró carácter y fiel a su estilo, no se dio por vencido. Lejos de mostrar un juego vistoso, se las ingenió para ponerse a tiro en el marcador. Fraga y Biggi cometieron su 4 falta en el partido, y por eso, el local apostó al juego interno, donde sacó la diferencia. Larrandart fue el faro entre los grandotes (6), Quiroga castigó de tres y además, aguantó el pasaje destacado de Blázquez (8).

San Lorenzo, que entró al último cuarto 47-48, estiró la brecha 47-52 y 51-54, con tres minutos de juego. En ese momento, El Nacional ya encaminaba la victoria ante Alem. En conclusión, a Estrella no le quedaba otra que reaccionar y dar vuelta la historia. Y bien que lo hizo.

Sacó a relucir su garra, su corazón, su amor propio. Un mix explosivo que se hizo imposible de vencer. La energía se vio reflejada en el parquet, ya que corrió la cancha como nunca, con Specogna a la cabeza, anotando 8 puntos seguidos. A todo esto, Quiroga se sumó a la perfección (11), Amilcar le dio tranquilidad a la conducción y Camara se agigantó en la pintura. Así, Estrella estableció un parcial de 14-0, para escaparse 65-54, a falta de 4 minutos, momento en el que se conoció la victoria de El Nacional.

Sin embargo, el Luis Álvarez era un hervidero y a pesar de que el naranja achicó 65-58, la historia estaba definida. Solo quedó momento para que Luciano Fortelli, al borde de las lagrimas, reciba la merecida ovación de todo el público y de los propios jugadores rivales.

Estrella festejó, respiró profundo y se sacó un peso gigante, pero todavía no está nada dicho. Ahora, esperará por el perdedor de la final de segunda. Lo cierto es que dio un paso grande.

 

Síntesis – Primera División – Permanencia – Fecha #6

Estrella 75: Amilcar Andreanelli 8, Gastón Diomedi 6, Mariano Trellini 4, Franco Cardone 1, Nahuel Camara 11 (FI); Santiago Quiroga 20, Joaquín Larrandart 13, Matías Specogna 10, Facundo Amán 2 y Gonzalo Oyarzo 0. DT: Claudio Queti.

San Lorenzo 61: Luciano Fortelli 16 (x), Mauro Blázquez 22, Juan Cruz Reschini 2, Federico Biggi 3 (x), Carlos Fraga 8 (FI); Nicolás Muñoz 3, Joaquín Coria 2, Tobías Soria 1, Nicolás González 2, Pablo Moran 1 y Valentín Romero 0. DT: Silvio Montero.

Parciales: 10-13, 26-28 (16-15), 47-48 (21-20) y 75-61 (28-13).

ÁrbitrosMiguel Firpo – Horacio Sedán – Mauro Reyes.

Estadio: Luis Álvarez (Estrella).

Ver planilla

Santiago Guerrero

Nació en Bahía Blanca el 11 de Diciembre de 1996. Técnico Superior en Periodismo en el Instituto Regional del Sur. Escribe para Gente de Básquet desde Marzo 2016.

View all contributions by Santiago Guerrero

Similar articles