Espalda ancha

0 696

Bahiense del Norte es el único líder del torneo al derrotar en el Manu Ginobili a Liniers por 95 a 87 en un partido caliente y donde el local impuso su ritmo, especialmente en el complemento. Juan Pablo Morán (28, 10 en el 2C, 11 en el 3C, 4/6 T3, 5/5 T2, 6/8 T1, 4 reb, 4 as, 3 rec), quién no entrenó en la semana por una molestia en la zona lumbar, fue la gran figura de un equipo que contó con la explosión de Esteban Silva (sus 21 en el ST, 7/7 TC tras 0/5) y la imponente presencia de Franco Pennacchiotti (18 + 15). En el Chivo, que terminó sumamente enojado con una terna arbitral excesivamente protagonista del juego, el máximo anotador fue Mauro Zalguizuri (19, 2/5 T3, 9/12 T1).

Los nueve cambios de liderazgo en el 1C y la falta de fluidez de ambas ofensivas, denotaron un primer cuarto que fue de estudio, en un cotejo de vital importancia entre tricolores y Chivos.

Con Torre (4 + 3 asistencias) como eje atacando el cesto y encontrando oportunamente a Banegas (5) bien hundido en la pintura, Liniers pareció querer despegarse, pero la falta de goleo exterior (0/4 T3) y la nula capacidad de correr la cancha complicaron al visitante que contuvo a un Pennacchiotti errático adelante (1/6 TC) pero muy activo en su tablero (8 rebotes defensivos) iniciando las ofensivas locales que tuvieron su culminación en ráfagas de Morán (5) y Buzzo (4) que dejaron el tanteador igualado en 15 al cabo de los primeros 10 minutos.

El propio Franco (4) se sacó la mufa para el comienzo del segundo período con un par de aciertos consecutivos, lo que sumado a dos triples de Morán (6) encabezaron los ataques de Bahiense que le bajó el ritmo al juego y sacaba ventajas, más allá que a un muy eficiente ingreso de Radavero (7) a media y larga distancia se le sumó un buen complemento en Marinsalta (6) para que Liniers, que no terminaba de sentirse cómodo, se ponga a 1 (29-28) a falta de 5.43m para el entretiempo.

Limitado desde el perímetro y sufriendo para tomar lanzamientos de calidad, el regreso de Banegas (4) le dio algo de aire al visitante, pero Morán (terminó con 10, 100%) estaba en una misión y González entró bien anotando de larga distancia para que Bahiense tome un triple de ventaja camino a los vestuarios: 39-36.

Lo tomamos como un partido importante, porque sabíamos que los dos veníamos peleando por el primer puesto. Apuntábamos a ponerlos en el 5vs5 y no dejarlos correr, porque cuando lo hicieron nos dañaron. Habíamos tenido dos pruebas con Estudiantes y Pueyrredón, hoy era otra con un rival muy complicado que nos había ganado por bastante diferencia en cancha de Liniers. Son rachas, partidos, momentos, hoy el juego se dio así, por ahí tuvimos un poquito más de claridad en los momentos que ellos quisieron reaccionar (Juan Pablo Morán).

Tras el descanso largo, fue Bahiense quien terminó de tomar la manija del encuentro, porque fue inteligente en la transición defensiva para evitar los contragolpes rivales y jugó cinco contra cinco durante todo el segmento.

En ese contexto, Liniers chocó contra sus propias limitaciones, forzó ofensivas (4 pérdidas), perdió en el juego físico (cuatro jugadores cargados) y se ofuscó contra los árbitros, dejando solo pasajes individuales de Martínez (8, 2/3 T3) primero y Zalguizuri (10) luego, como cartas de ataque en un equipo desbordado en defensa. Es que Morán (11) desplegó su arsenal ofensivo (falló su primer lanzamiento de campo en el minuto 29 tras 4/4 T3 y 4/4 T2) y comando al equipo de Navallo que disfrutó del despertar de Silva (13 tirando para 16) que anotó canastas de todos los colores para sacar una máxima de 9 (69-60 a 40.1s) y llegar +7 al último descanso: 71-64.

Los libres de Zalguizuri (4/4 T1) y un par de aciertos cerca del cesto fueron los únicos intentos de reacción de un Liniers que no logró establecer una racha que lo meta en partido (2/9 TC y 3 pérdidas en 7 minutos) y que vio como Bahiense apeló a su manual y empezó a liquidar la historia: Pese a no estar tan fino de larga distancia (1/6 T3), el tricolor logró poner a Pennacchiotti (7) en su zona de confort y no perdonó, lo que sumado a un doble de Silva le dio aire (81-72) con 3.11 minutos en el reloj.

El propio Esteban (8) siguió machacando y Bahiense ganó en tranquilidad y hasta soñó con la ventaja en los resultados entre sí (perdió por 16 en el Sagasti) sacando 12 (93-81) a 54.8 segundos, pero Liniers sumó vía Dottori y Zalguizuri para recortar la diferencia, más allá que la historia estaba definida.

 

Primera | Ciudad de Bahía Blanca – Fecha #16

Bahiense del Norte 95: Juan Pablo Morán 28, Manuel Peyronnet 6, Esteban Silva 21, Aníbal Buzzo 7, Franco Pennacchiotti 18 (FI); Andrés Barbero 3, Amaury Hevia 0, Ignacio González 4, Federico Repetti 8. DT: Alejandro Navallo.

Liniers 87: Santiago Torre 8, Gonzalo Martínez 14, Franco Ferrari 2, Martín Ríos Lodoli 4, Herman Banegas 14 (FI); Julián Marinsalta 8, Bautista Olivera 0, Federico Radavero 13, Mauro Zalguizuri 19, Agustín Dottori 5. DT: Emiliano Roldán.

Parciales: 15-15, 39-36 (24-21), 71-64 (32-28), 95-87 (24-23).

Árbitros: Alejandro Ramallo – Marjorie Stuardo.

Estadio: Manu Ginóbili (Bahiense del Norte).

Ver Planilla

Leonardo Quinteros

Nació en Bahía Blanca, el 4 de Diciembre de 1989. Estudiante avanzado en Técnico Superior en Periodismo Deportivo. En Gente de Básquet desde 2012.

View all contributions by Leonardo Quinteros

Similar articles