Golpeó en los momentos justos

0 468

Bahiense del Norte superó 79-58 a Estudiantes en el Osvaldo Casanova. A pesar de dominar durante todo el juego, el Tricolor tuvo sus puntos altos durante el primer y último cuarto para llevarse la victoria. Además de ganar la lucha aérea (34-20), el conjunto de Alejandro Navallo se apoyó en ofensiva en: Franco Amigo (21pts – 4/9T3), Matías Chaves (19pts – 5 asist – 5 rec) y Ramiro Heinrich (19pts – 6/10T2). En el Albo no alcanzó con las actuaciones de Matías Oyhamburo (20pts – 5/6T2) y Anibal Buzzo (13pts – 4 rec).

Después de un comienzo de partido muy frio (0-2 en 3m35s), Bahiense picó en punta en el resultado y manejo el juego prácticamente a su antojo hasta el final del primer cuarto. Apoyandose en los puntos de Amigo (13pts en el cuarto), el Tricolor se escapó 10-0 con 4m51s por jugar. Estudiantes recién pudo convertir sus primeras unidades luego de un poco más de cinco minutos y medio de juego. Las apariciones de Oyhamburo (8) desde la base le dieron vida en ataque al local. No obstante, el oportunismo de Chaves (3) y Heinrich (4) para aparecer en escena le permitió a Bahiense sacar doce puntos de distancia (12-24). Un triple de Buzzo en el cierre del segmento hizo que la distancia en el resultado sea de nueve puntos (15-24).

Una bomba de Chaves con 6m38s en el reloj le dio a Bahiense una brecha de trece puntos de diferencia (20-33). Luego de esa conversión el visitante se secó en ataque y solo anotó dos puntos más en cinco minutos de juego. Estudiantes aprovechó el bajón de su rival y metió un parcial de 12-2 a su favor para ponerse a solo tres unidades de distancia (32-35) con 1m05s por disputarse. Con la conducción de Oyhamburo (4), la presencia de Radavero (4) en la zona pintada y repartiendo bien el resto de su goleo, el Albo mostró una buena imagen en cancha. En el cierre, el Tricolor estuvo más fino y gracias a un pasaje de 4-0 se fue al descanso largo arriba por siete puntos (32-39).

En el banco de suplentes (8 de los 17 puntos llegaron desde el banco), Navallo encontró algunas soluciones que le dieron un poco de aire fresco en ataque a su equipo. Heinrich se adueñó de la pintura y desde el perímetro apareció Barbero. Además la visita aprovechó muy bien las visitas a la línea  de libres (10/14TL). En el otro lado, Radavero (5) continuó siendo el más buscado en ofensiva pero no tuvo tanta compañía. El Albo llegó a estar catorce unidades por debajo en el resultado (41-55), sin embargo, en el cierre presionó con su defensa bien arriba y acortó la distancia. La defensa ahogó a Bahiense (3 perdidas consecutivas) y le permitió al local meter un parcial de 5-0. Al último descanso se fue arriba el conjunto de Navallo por 56-46.

Ya en el epílogo, Estudiantes pareció reaccionar nuevamente. Un doble y falta de Buzzo dejo al Albo cinco puntos por debajo (51-56) con casi 9m por jugar. Sin embargo, rápidamente Bahiense contestó.  Amigo (7) nuevamente fue determinante en ataque al igual que Heinrich (6). Así, mediante un parcial de 11-1 se escapó 67-52. A partir de ese momento ya no hubo más partido. El Tricolor fue alargando la distancia y los juveniles de ambos equipos vieron minutos de juego. Bahiense consiguió así una victoria importante para seguir como único puntero de la Zona A1.

 

 

Síntesis

Estudiantes 58: Matías Oyhamburo 20, Tomás Scarpasi 3, Anibal Buzzo 13, Federico Radavero 11, Martín Cleppe 2 (FI). Bruno Ferrandi 2, Matías Fornetti 4, Julián Rodríguez 3, Nicolás Sánchez 0, Joaquín Sánchez 0, Jose Belleggia 0 y Luciano Vecchi 0. DT: Guillermo López.

Bahiense del Norte 79: Luciano Fernández 2, Matías Chaves 19, Franco Amigo 21, Franco Pennacchiotti 4, Ramiro Heinrich 19 (FI).  Andrés Barbero 7, Esteban Silva 2, Rodrigo Gerhardt 2, Juan Manuel Richat 1, Juan Ignacio Diomedi 0 y Francisco Filippa 2. DT: Alejandro Navallo.

Parciales: 15-24, 32-39 (27-15), 46-56 (14-17), 58-79 (12-23).

Árbitros: Emanuel Sánchez – Marjorie Stuardo

Estadio: Osvaldo Casanova (Club Estudiantes).

Ver Planilla

Mario Direne

Nació en Luis Beltrán (Río Negro), el 5 de noviembre de 1992. Técnico Superior en Periodismo Deportivo. Redactor en Gente de Básquet desde 2012.

View all contributions by Mario Direne

Similar articles