¡Liniers es bicampeón!

0 394

Indiscutido campeonato. Merecido. No solo por lo demostrado en esta final. Durante todo el torneo, fue el que impuso condiciones. Mantuvo la base del último torneo, con un quinteto temible. Un equipo corto, pero rendidor. Con un técnico como Mauricio Vago, que los conoce a cada uno a la perfección y una dirigencia a la altura de las circunstancias. Salud, Chivo. Festeje, merecido lo tiene. Estrella N°11.

En cuanto al cuarto juego, en un Dow Center colmado (2.000 personas aproximadamente), el campeón demostró su título de candidato. Arrancó la noche siendo el principal dominador. Larrandart castigó en la pintura (8) y en Bahía cada ataque era una complicación.

Mucho tuvo que ver la defensa dura del rival, que obligó a que el local tire incomodo sobre el reloj de 24 segundos (0/5 t3). Además, entró en penalización muy rápido. Por ende, el Chivo fue eficaz y se adelantó 10-19, con bomba de Diomedi.

Bahía encontró un poco de aire desde el banco, con los buenos ingresos de Aranda y Simondi. Eso le permitió achicar la brecha (14-21), ventaja que pudo ser aún menor si hubiera sido efectivo en la línea (3/9).

El visitante también tuvo buenos aportes desde los suplentes. Al descansar Miérez con dos faltas, Gattari saltó a la cancha y respondió. Triple en el inicio del segundo segmento, que hizo estallar el Dow Center. Porque fue el envión a que el Chivo aumente la ventaja a doble dígito (22-34).

Para el local, todo era cuesta arriba. Le costó horrores producir buenas ofensivas y para colmo, cuando asomó Catani con dos buenas jugadas, se terminó lesionando el tobillo derecho, lo que le privó de volver a la cancha. Y no nos olvidemos de la tempranera tercer falta de Forestier y de la nula participación de jugadores claves, como Paz y Sánchez.

Allí, el equipo de Vago aprovechó toda situación y con un Diomedi encendido (10), sacó la máxima de 15 unidades (25-40), a falta de dos minutos. Sin embargo, le terminó haciendo precio. Una ráfaga de Bahía, con t2 de Sánchez y t3 de Candia y Aranda (parcial 8-0), le dio vida al local y sin duda, otro semblante de cara al segundo tiempo.

En varias oportunidades, Bahía logró ponerse a 3 pts. Eso fue lo más cerca que estuvo. El visitante siempre tuvo variantes para salir adelante. Las faltas iban tomando cada vez más protagonismo. Primero, Simondi y luego Diomedi, ambos con cuatro.

Sin dudas, a priori el beneficiado era el local, ya que Diomedi venía siendo el goleador (20 pts). Una bomba de Joaquín Sánchez puso las cosas 48-51, a falta de 3 minutos. Luego, se produjo un quiebre absoluto. Liniers fue amo y señor.

Desplegó en cancha todo su repertorio y aplastó al rival. Cada uno aportó su granito de arena, pero el que se destacó por encima del resto fue Marinsalta, que con 5 pts seguidos, le dio a su equipo la máxima. Una ventaja super importante. La cuál se encargó de estirar Miérez con un bombazo: 53-69, englobando un parcial de 5-18.

Ya en el inicio del último periodo, Liniers lo acribilló. Dejó desparramado por el piso a los chicos de Bahía. El Chivo se floreó y el rival, no ofreció resistencias. La distancia tocó 21 pts de luz (59-80), con el pibe Gattari jugando un partidazo (5) y Banegas con su jerarquía (10). Así, iba acariciando un nuevo título.

Forestier tiró del carro (9) y sumado a un triple de Paz, el local se esperanzó 73-86, pero ya era tarde. La mano fría de Miérez en la línea (8/8), apagó todo tipo de incendio. Solo quedó tiempo para que se desaten los festejos del Chivo.

Liniers mostró variantes, personalidad y experiencia. Cerró la serie en el Dow. Si, dónde nunca había jugado hasta esta finalísima. Robó los dos de visitante y con claridad. Justo campeón.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Gif-Publicidades-1.gif
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Gif-Publicidades-2.gif

¨Estoy muy contento. Festejar en esta cancha, con este marco de público, es una alegría enorme. Antes de empezar la serie teníamos las cosas claras. Entendimos cuales eran las facetas buenas de Bahía y creo que la hemos neutralizado. Cortamos el circuito de Sánchez y Paz. Salvo el tercer juego, que nos ganaron más por errores nuestros que ajenos, la serie se terminó jugando como quiso Liniers. Sabíamos que teníamos un equipo corto, la rotación era corta con respecto al 2019. Pero pudimos mantener la base, salvo Miérez por Torre. Gattari ha consolidado un año brillante. La clave fue que tuvimos una base de jugadores mayores que sabe lo que quiere, que entiende cual es mi idea, que nos conocemos muy bien y tienen un objetivo claro, que era estar en la final ¨ Mauricio Vago, técnico de Liniers

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Gif-Publicidades-3.gif

Síntesis – Primera – Final – juego #4

Bahía Basket 81: Ezequiel Paz 14, Joaquín Sánchez 7 (x), Valentín Forestier 11, Iván Catani 4, Gabriel Novaes 9 (FI); Facundo Aranda 18, Valentín Simondi 9 (x), Emanuel Fernández 2 (x), Germán Misetich 3, Santiago Candia 4 (x) y Luciano Polak 0. DT: Ciro Bianchi.

Liniers 98: Mauro Miérez 18, Gastón Diomedi 20 (x), Agustín Dottori 14, Joaquín Larrandart 11, Herman Banegas 17 (FI); Santiago Gattari 11 y Julián Marinsalta 7. DT: Mauricio Vago.

Parciales: 14-21, 35-42 (21-21), 53-69 (18-27) y 81-98 (28-29).

Árbitros: Emanuel Sánchez, Sebastián Arcas y Mauro Reyes.

Estadio: Dow Center (Bahía Basket).

Serie: 3 a 1, Liniers.

Fotos: Leonardo Quinteros y Joaquín Iraizoz.

ESTADÍSTICAS OFICIALES

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Gif-Publicidades-4.gif
Santiago Guerrero

Nació en Bahía Blanca el 11 de Diciembre de 1996. Técnico Superior en Periodismo en el Instituto Regional del Sur. Escribe para Gente de Básquet desde Marzo 2016.

View all contributions by Santiago Guerrero

Similar articles