Manos a la obra

0 819

El Nacional debió trabajar y mucho para vencer 80-74 a los pibes de Bahiense del Norte en el Manu Ginóbili. El Celeste recién se pudo despegar en los tres minutos finales y logró debutar en este torneo con una victoria. Harina (16) fue el goleador del conjunto visitante, en donde además hubo buenas tareas de Hoffmann (12), Quiroga (12) y Vera (11). Mientras que en el Tricolor, que nuevamente no tuvo en cancha a sus fichas mayores más importantes, sobresalieron Silva (20), Gerbaudo (16) y Gerhardt (16). MIRÁ EL VIDEO

El Nacional debió transpirar y trabajar mucho para vencer a los pibes de Bahiense. Nuevamente el Tricolor resguardó a sus jugadores más importantes por la proximidad que hay con el comienzo de las semifinales del Torneo Federal ante Atenas de Patagones.

El inicio del encuentro fue parejo, más allá de que la visita fue quien en gran parte del tiempo estuvo al frente. Aprovechando la diferencia de centímetros, El Nacional metió la pelota abajo del aro, cargó bien el rebote ofensivo (5) y sacó provecho de esto. Por las manos de Quiroga (6) y Vera (6) pasaron gran parte de las responsabilidades en ataque. También ayudo el oportunismo de Alonso (3) para aparecer con un triple. Así el Celeste llegó a estar siete puntos arriba (8-15) con 4m02s por jugar.  Bahiense, luego de comenzar algo dubitativo, mejoró a partir de su defensa y de la buena conducción de Gerbaudo (3 puntos – 2 asistencias). Con un pasaje de 5-0, que incluyó un doble de Gonzalez y una bomba de Silva, cerró el segmento y se fue solo dos puntos abajo (13-15).

De entrada nuevamente la visita sacó una distancia de cinco unidades (15-20). Sin embargo Bahiense de a poco fue limando la diferencia. Silva (14 – 4/5 T3) fue determinante cada vez que apareció con sus tiros de larga distancia. Además Gerhardt (5) y Diomedi (5) comenzaron a gravitar más cerca del aro. En el otro lado, también fueron los triples los que mantuvieron a los dirigidos por García. Con Harina (8) como principal carta de gol y el tándem Hoffmann (3) – Vera (3) acompañándolo, El Nacional se mantuvo vivo en ataque. Con una brecha de tres puntos se al descanso largo el dueño de casa (39-36).

El inicio del segundo tiempo lo encontró mejor parado al Tricolor. Gracias a la decisión de Gerbaudo (8) y Diomedi (3), más el sacrificio de Gerhardt (5) para rasparse abajo del aro, se escapó a seis puntos de distancia (51-45) cuando promediaba el cuarto. El Nacional reaccionó mediante su pareja de internos: Quiroga (4) – Desimoni (4), ellos fueron quienes marcaron el camino. Llegando al cierre el Celeste se pudo soltar de nuevo más en ataque y de la mano de Harina (5) y Hoffmann (5) se fue arriba por la mínima al último descanso (61-62).

En el epílogo se intercambiaron gol por gol. Con 5m15s la visita tuvo una brecha de seis puntos (66-72). No obstante, el Tricolor contestó con Gerbaudo (5) a la cabeza y se puso a tiro nuevamente (71-74) a 3m11s. Apelando a la experiencia de varios de sus jugadores, administrando bien la pelota y aprovechando las visitas a la línea de libres (6/8), El Nacional reguló su ventaja de tres/cuatro puntos y se terminó quedando con el partido sin sobrarle nada. Un triunfo sufrido, pero triunfo al fin para comenzar el 2015 con el pie derecho.

 

 

Síntesis | Primera División – Fecha #2

Bahiense del Norte 74: Ignacio Gerbaudo 16, Tomás Musotto 6, Esteban Silva 20, Juan Ignacio Diomedi 11 y Rodrigo Gerhardt 16 (Fi). Ignacio González 5 y Matías Pristupa 0. DT: Alejandro Navallo.

El Nacional 80: Brian Alonso 4, Federico Harina 16, Francisco Hoffmann 12, Francisco Desimoni 8 y Nicolás Quiroga 12 (Fi). Nicolás Vera 11, Gonzalo Moreyra 3, Pomar Garbarino 6, Facundo Martínez 2 y Matías Monteoliva 6. DT: Juan Andrés García.

Parciales: 13-15; 39-36 (26-21); 61-62 (22-26); 74-80 (13-18).

Árbitros: Alejandro Goñi – Sebastián Giannino

Estadio: Manu Ginóbili (Bahiense del Norte).

Ver Planilla

 

Mario Direne

Nació en Luis Beltrán (Río Negro), el 5 de noviembre de 1992. Técnico Superior en Periodismo Deportivo. Redactor en Gente de Básquet desde 2012.

View all contributions by Mario Direne

Similar articles