¡Nunca se rindan!

0 144

Iberostar Tenerife arrolló este sábado a Valencia (100-66) por la Liga ACB española para romper una racha histórica, que hablaba de ocho visitas taronjas a la Isla y otras tantas derrotas aurinegras.

El grupo de Txus Vidorreta enterró el maleficio firmando una faena redonda, que tuvo como colofón el regreso a las pistas de Nico Richotti, once meses después, una vez superada su grave lesión de rodilla.

“Cuando la vida les ponga tropiezos, cuando les asalten las dudas sobre su capacidad para superarlos, por más que se compliquen las cosas, recuerden: ¡Se puede! ¡Por supuesto que se puede! Todavía me queda mucho trabajo por hacer pero acá estoy, de vuelta a la cancha después de 10 meses.  No puedo explicar lo que se siente, solo puedo decirles que ¡nunca se rindan! I love this game ¡Muchísimas gracias a todos por el apoyo! Me hicieron emocionar”, contó Nico tras el juego.

Con un Santiago Martín totalmente volcado con la causa, el equipo aurinegro volvió a cuajar un gran ejercicio colectivo para desactivar desde la defensa a un Valencia que no supo como contrarrestar el vendaval canarista tras el receso. El buen trabajo atrás, el criterio a la hora de circular el balón para otra tarde notable desde el 6,75 (15/32) y el buen hacer para ganar la batalla de los interiores, explica en parte el triunfo de los tinerfeños.

Arrancó a golpe de triples el Canarias, que amagó con romper el partido de entrada (19-10, min. 5) hasta que irrumpió en cancha Sergi García. El base balear enhebró cuatro triples casi consecutivos y no solo logró equilibrar la balanza, sino que también puso a su equipo por delante (24-27, min. 10). Sin embargo, lejos de verse intimidado, el Iberostar Tenerife aceptó el duelo, recogió el guante y comenzó a rumiar sus bazas con inteligencia en un partido que crecía a ritmo vertiginoso.

Con Javi Beirán y Tim Abromaitis de estiletes ofensivos, el Iberostar Tenerife comenzó a fajarse atrás a un gran nivel. Además, los aurinegros movían el balón con fluidez para ir sacando progresivamente a su rival del partido (50-40, min. 20). La brecha fue a mayores a la vuelta de la pausa, cuando el conjunto insular cogió velocidad de crucero. La intensidad defensiva de los locales disparó las pérdidas visitantes (16 al final por solo siete de los anfitriones) y la ventaja fue creciendo mientras rugía el Santiago Martín (81-58, min. 30).

Lejos de convertirse en algo pasajero, la fortaleza canarista adquiría continuidad con una destacada segunda unidad, que de la mano de Staiger, Brussino, Saiz y compañía acababa de desarbolar al Valencia Basket. El atasco taronja alcanzaba entonces cotas impensables, hasta el punto de solo anotar tres puntos en los siete primeros minutos del último cuarto (19-8), por mucho que antes intentaran ampararse en el poder interior de Bojan Dubjlevic.

La fiesta aurinegra no hacía más que crecer, aderezada por varios triplazos, jugadas de mucho mérito en bloqueos y continuación, y alley oop para la videoteca culminados por Brussino y Niang. La tarde tuvo entonces la mejor guinda posible con el regreso de Nico Richotti, recibido en pie por el respetable con una ovación de lujo, aún acentuada después cuando el capitán anotó su primera canasta oficial once meses después. El justo premio a una dura travesía resuelta con esfuerzo y sacrificio.

Fuente: prensa Tenerife y ACB.

Fotos: Ángel Pérez (ACB Photo).

Mauro Gustavo Giovannini

Nació en Bahía Blanca, el 11 de febrero de 1986. Técnico Superior en Periodismo Deportivo. En Gente de Básquet desde 2011. En Deportes del diario La Nueva. desde 2013. Voluntario en el Mundial Juvenil de Vóley 2011, en el Rally Dakar 2012 y en los Juegos Olímpicos de Río 2016.

View all contributions by Mauro Gustavo Giovannini

Similar articles