Retroceder nunca y rendirse, jamás

0 924

Liniers recuperó su ventaja deportiva al ser torazo en rodeo ajeno: sometió al campeón, en el José Martínez, por 91 a 86, emparejó la llave de cuartos de final 1-1 y el jueves volverán a verse las caras en el tercero y definitorio.

El Chivo tuvo máxima concentración y juego atildado casi siempre, permitiéndole disfrutar de la supremacía en la mayor parte del cotejo: dispuso de 11 (66-77) de luz a 7m01s del epílogo. Pero la gente empujó y el tricolor reaccionó, colocándose a 4 en varias ocasiones (80-84, 84-88 y 86-90). Aunque el albinegro no lo dejó pasar cerrándolo en la línea.

Con el cuchillo entre los dientes salió Liniers a pisar fuerte en el José Martínez.

Y, ello, lo tradujo en el desarrollo, tomando renta de 2-9 en apenas 2m55s con Gonzalo Martínez prendido fuego y obligando al tiempo muerto del DT Ariel Ugolini.

Si bien, en lo sucesivo, el tricolor dejó atrás el letargo con bomba de Federico Harina (9-11); la visita continuó activo atrás, cortando línea de pase y definiendo en soledad, como lo hiciera el propio Martínez para estirar a 9-15. O sumando el oportunismo de Herman Banegas (12-17).

No obstante, al desequilibrio de Harina (2+1), el anfitrión le añadió el habitual caudal de Ramiro Heinrich (3-4 t2 y 2-2 t1), pudiendo empatarlo en 19, a 1m37s de cerrarse ese 1ºC. Pero la aparición de Federico Radavero en ese lapso de cierre, dio paso a que Liniers se apropie del período (19-22).

El siguiente amaneció a bombazo limpio: Matías Monteoliva (22-22), Gonza Martínez (22-25) y Santiago Torre (22-28).

A esa altura, el semblante del tricolor había mejorado, haciéndole bien la presencia de Nicolás Ojeda en la pintura.

De ese modo, promediando el segundo acto se alternaron las rachas, porque La Villa volvió a igualar en 28 y el Chivo lo destrabó con otro triple de Gonza Martínez (28-31) más doble y adicional de Agustín Dottori (28-34).

Posteriormente, se vio lo mejor de Ojeda en la llave: ingreso voraz al cesto por el eje (34-34), otro doble de arremetida para pasar al frente (38-36) y un último gol, restando 26s para el entretiempo, que le dio buena renta a su elenco: 42-36.

Sabíamos que teníamos que venir a todo o nada y que, con el empuje de la gente, en esta cancha se hace difícil. Pero estamos preparados mentalmente para eso. Cuando se nos vinieron y se arrimaron, lo supimos aguantar y sacar el partido adelante. La serie será para cualquiera. El partido nuestro esta atrás, tenemos que pensar en nosotros y no en ellos. Si hacemos bien las cosas defensivamente, seguro lo sacamos adelante. Si nos descuidamos, ellos también tienen el potencial para ganarnos (Agustín Dottori-Liniers).

Ya en el complemento, Liniers retornó al rectángulo y Villa Mitre “no”: en apenas 35s, Ríos Lodoli mandó a guardar un triple y Gonza Martínez otro tirito, retomando el liderazgo (42-43).

En lo inmediato, mientras Ugolini fue acumulando furia, Liniers aseguró su cristal y salió disparado vía Torre-Dottori, estableciendo una racha de 15-7 (49-51) en apenas 2m49s.

El siguiente tiempo muerto villamitrense volvió a surtir efecto, ya que a través de Heinrich recuperó la supremacía (53-51).

Fue un espejismo.

Liniers siempre estuvo más concentrado, sereno y aplomado.

Razón por la cual, pese a cargarse de faltas Banegas y Ríos Lodoli, halló respuestas en el escurridizo Dottori (13 pts en el 3ºC). Aunque tampoco estuvo solo, porque Torre gravitó conduciendo y Banegas se acopló con un 2+1, pasando a disfrutar de buenas ventajas: 55-63, 57-66, 59-69 y 61-71, con 50s por disputar del 3ºC.

De cara al inicio del último, el maquillaje en favor del local llegó por medio del atrevimiento y puntería de Monteoliva (1-2 t3 y 4-4 t2), haciendo su negocio: 66-71.

Nada de eso inhibió a Liniers, que se mantuvo ensimismado en lo suyo: aparición de Banegas, más dos dobles al hilo -el último tras ofensivo- de Federico Radavero, disfrutando de las mieles en apenas 2m59s del 4ºC (66-77).

Aunque, claro, el campeón es el campeón. Y en algún momento iba a acorralar a su presa.

Ello, se dio en lo sucesivo, junto a la arenga del público: Monteoliva permaneció como una usina de puntos, Harina anotó y Gutiérrez hizo 1-2 t1 para recortar a 75-79, quedando 2m54s. Enfrente surgió Ríos Lodoli (75-81) y respondió Pikachu (77-81), a 2m16s.

Ya se hilaba finito y cada pifia rival, podría pagarse muy caro.

El que afloró hundido y firmó el doble más simple, fue Banegas (77-84), a 1m58s. Igual, Monteoliva siguió endiablado y con un envío certero desde los 6m75, conservó las esperanzas tricolores a 1m46s (80-84).

De allí en adelante, Liniers fue inteligente para administrar ventaja+reloj. Y, además, sacó provecho de la desesperación rival.

Entonces, aguardó por los cortes con faltas: Torre (3-4) puso el 80-87 a 41s1/10, Ríos Lodoli (1-2) el 81-88 a 33s2/10, sobrevino una bomba de Gutiérrez (84-88) a 25s8/10, concretó ambos libres Gonza Martínez (84-90) a 24s2/10, descontó por la misma vía Gutiérrez (86-90) a 16s9/10 y Torre (1-2) le bajó la persiana a 16s1/10, decretando el definitorio 86-91.

Por algo son de los mejores equipos de la ciudad. Hay detalles mínimos, que pueden inclinar la balanza para uno u otro lado.

Por eso, habrá tercer enfrentamiento el jueves en el Sagasti.

¿Cuál clasificará a semifinales?

Síntesis | Primera División – Cuartos de Final – Juego #2

Villa Mitre 86: José Gutiérrez 12, Federico Harina 17, Franco Amigo 0, Cristian Miguel 3, Ramiro Heinrich 16, (FI); Matías Monteoliva 21, Nicolás Ojeda 12, Marcelo Berdini 3 y José Luis Martínez 2. DT: Ariel Ugolini.

Liniers 91: Santiago Torre 15, Agustín Dottori 26, Gonzalo Martínez 19, Martín Ríos Lodoli 6, Herman Banegas 14, (FI); Federico Radavero 11, Julián Marinsalta 0 y Franco Ferrari 0. DT: Emiliano Roldán.

Parciales: 19-22, 42-36 (23-14), 66-71 (24-35) y 86-91 (20-20).

Árbitros: Javier Sánchez – Sebastián Arcas.

Estadio: José Martínez (club Villa Mitre).

Serie: 1-1.

Fotos y video: Mauro Giovannini.

Ver Planilla

Luciano Mutti

Nació el 5 de febrero de 1975, en Bahía Blanca. Periodista deportivo. Ex diario La Nueva. (21 años) y Revista Encestando (10). Escribe para Gente de Básquet desde agosto de 2016.

View all contributions by Luciano Mutti

Similar articles