Scola visitó la Villa

0 18

Por sus 2.06 metros tuvo que agacharse para que su cabeza no se golpeara con el marco de la puerta, pero para Luis Scola fue un placer entrar a una de las habitaciones de la Villa Olímpica de la Juventud, el predio que tomará vida del 6 al 18 de octubre y albergará a 3.998 atletas de todo el mundo.

El Embajador de Oro de Buenos Aires 2018 se dio el gusto de conocer la Villa por dentro en un recorrido exclusivo, días previos a la entrega al Comité Organizador de los Juegos Olímpicos de la Juventud, en la ceremonia oficial que se realizó el último lunes y contó con la presencia de varios reconocidos deportistas.

“Veo muy bien la Villa. Me gusta el lugar. Todavía hay que hacer un poco de esfuerzo porque únicamente tenemos los departamentos. Pero con la llegada de los atletas se va a empezar a notar el espíritu Olímpico”, contó el referente de la Generación Dorada del básquetbol argentino, que ganó la medalla de oro en Atenas 2004 y se colgó la de bronce en Beijing 2008.

Scola puede hablar con autoridad de Villas porque estuvo presente en otros dos Juegos: en Londres 2012 ocupó el cuarto puesto y en Rio 2016 llevó la bandera nacional. A los 38 años, mientras sigue liderando al seleccionado, sumará una nueva experiencia fuera de las canchas y será una de las caras del mayor evento multideportivo en la historia del país.

“A mis hijos a veces les hablo de los Juegos Olímpicos para que vayan entendiendo su significado. Son el mejor premio que te puede dar el deporte. La gente paga para ir a ver a los atletas más importantes del mundo. Vos te ponés a charlar con ellos, preguntás una cosa y contás lo tuyo”, explicó el ala pivote sobre ese ambiente tan especial.

Vale oro el consejo de Luifa para los jóvenes: “La medalla de Atenas 2004 obviamente siempre opaca al resto. Pero mi vínculo con los Juegos va más allá por lo que pude vivir en la Villa. Estuve cuatro veces en ese lugar. Conozco el espíritu Olímpico… Yo podría haber perdido todos los partidos, pero eso no cambia y me queda adentro, más que lo deportivo”.

En su visita a la Villa de Buenos Aires 2018, caminó por las calles, se subió al ascensor y conoció uno de los edificios. Primero fue hasta una terraza que tiene como fondo la Torre Espacial del Parque de la Ciudad, pero después bajó un piso, agachó la cabeza y entró a un departamento. ¿Qué vio? Algo que lo hizo sentir ganas de ser un atleta Olímpico de nuevo.

La Villa espera 6.286 residentes fijos entre atletas, entrenadores nacionales y representantes federativos. En los 1.159 departamentos habrá 7.016 camas disponibles, cifra que habla del tamaño del lugar y no resiste ninguna comparación, porque el hotel porteño 5 estrellas de máxima capacidad cuenta con 742 habitaciones.

Los atletas deben permanecer en la Villa durante los 12 días que dura Buenos Aires 2018, una obligación en los Juegos Olímpicos de la Juventud, se cruzarán en el comedor para 2.300 residentes y se nutrirán de 143.000 porciones diarias de alimentos. Necesitan toda la energía en sus cuerpos a la hora de competir.

Para el normal funcionamiento de la Villa habrá 2.400 personas trabajando, que procesarán 5.300 kilos de alimento en cada jornada y se encargarán del lavado de 900.000 prendas, por citar dos de sus funciones. El mayor evento multideportivo en la historia de nuestro país tampoco puede salir adelante sin ellos.

Además de los hermosos acolchados con el logo de Buenos Aires 2018, los residentes tendrán 43.000 sábanas para sus camas y se secarán con 24.000 toallones después de cada baño. En su estadía se estiman 200 toneladas de ropa blanca que van a lavarse en 60 máquinas para que se sientan cuidados como en sus casas.

La Villa, que comenzó a hacerse realidad el 6 de mayo del 2016 con la piedra fundacional, abrirá oficialmente sus puertas con un evento para 6.000 personas y recibirá 30.000 valijas de los jóvenes atletas más destacados de todo el mundo. Adentro seguramente van a guardar algún recuerdo de su paso por la capital argentina. Y también un poco de asado en sus paladares.

Fuente: Buenos Aires 2018.

Fotos: Pablo Elías (Buenos Aires 2018)

Mauro Gustavo Giovannini

Nació en Bahía Blanca, el 11 de febrero de 1986. Técnico Superior en Periodismo Deportivo. En Gente de Básquet desde 2011. En Deportes del diario La Nueva. desde 2013. Voluntario en el Mundial Juvenil de Vóley 2011, en el Rally Dakar 2012, en los Juegos Olímpicos de Río 2016 y en los Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018.

View all contributions by Mauro Gustavo Giovannini

Similar articles